No hay pecado capital, si vives en la capital del pecado.